Precio $ 2.500

Casas en Alquiler Temporario en 47 700

  • m² totales

    600
  • Dormitorios

    2
  • Baños

    2
(011) 33250021
¡Listo! Ya enviamos tu consulta. Hacer otra consulta.

Ubicación

47 700, Mar De Las Pampas, Bs.as. Costa Atlántica

Descripción

  • Superficie total: 600 m²
  • Superficie cubierta: 120 m²
  • Dormitorios: 2
  • Ambientes: 4
  • Baños: 2
  • Cocheras: 2
  • Tipo de casa: Casa
  • Huéspedes: 6
  • Camas: 4
  • Estadía mínima (noches): 2

Ambientes

  • Dormitorio en suite
  • Jardín
  • Toilette

Comodidades y amenities

  • Parrilla
  • Vajilla
  • Lavarropa
  • Calefacción
  • Microondas
  • Heladera

Caracterí­sticas adicionales

  • Placards
  • TV por cable

Condiciones especiales

  • Apto para familias con niños
  • Se admiten mascotas

Mar Y Bosque, Solo Disp Sem. Navidad 18 Al 25 Dic

		Casa de diseño,moderna y funcional en un entorno unico. Cuenta con una cama matrimonial y dos individuales, a su vez tiene un futon q se hace cama y admite hasta 2 personas. la casa tiene dos baños completos y esta muy bien equipada. 
se alquila todo el año y es administrada por vecinos de la zona. 
 
EQUIPAMIENTO 
parrilla, wi-fi, tv, radio, vajilla completa, sabanas frazadas y acolchados, tostadora, calefaccion a gas, estufas electricas, hogar a leña, alarma, doble cortinado con cortinas black out, heladera con frezzer, microonda, estaca de asador en el fogon, reposeras para playa, dos led de 42 pulgadas con servicio de television por cable, peliculas y libros, plancha, sillones de jardin, dos mesas de exterior en jardin, practicuna 
 
LA ZONA 
La zona del bosque de mar azul se encuentran las construcciones mas modernas y los paisajes mas bellos. justo frente a la reserva ecologica del faro querandi. 
La tranquilidad y la paz del bosque, la cercania a la playa, los arboles, las aves hacen un entorno magico para una vivienda unica. 
 
Su principal atractivo es su infinita y espectacular playa que se abre camino a la Reserva Natural Municipal Faro Querandí. Sus otros encantos son el bosque, sus calles de arena y la diversidad de artistas y artesanos que lo pueblan. 
Mar Azul es amado por todo el que lo visita, turistas que veranean en el pueblo hace mucho tiempo aseguran que el lugar tiene algo mágico y logra un estado de paz difícil de conseguir en otro balneario de la Costa Atlántica. 
Es que esos 100 a 150 metros que tiene la playa según la zona y su mar azul colman el espíritu de libertad que todos añoran cuando eligen el mar para descansar y moverse de forma cómoda y relajada. Es un destino que alimenta el alma y el espíritu, muy propicio para vivenciar la Semana Santa. 
Esta localidad ubicada en el extremo sur de Villa Gesell linda con la Reserva Natural, una extensión de 5.575 hectáreas que comprende playa, dunas, pastizal, bañados y vegetación. Sobre la reserva dunícola hay un proyecto pendiente para transformarla en Parque Nacional con el fin de preservar la flora y fauna que no abunda. Allí, las gaviotas, los ostreros y caranchos son los protagonistas de la costa, acompañados de dos especies que están en peligro de extinción, la monjita dominicana y la lagartija de las dunas. 
El emblema de ese pedacito de paraíso es el Faro Querandí, imponente por donde se lo mire con sus 54 metros de altura, que abre al público en verano y fines de semana largos. Está rodeado de una belleza natural que transmite emociones únicas. “Si no viniese acá estaría triste. Este puesto me da el contacto puro con la naturaleza en su máxima expresión", confiesa Rodrigo Arguindegui, uno de los guardavidas del último y solitario puesto de Villa Gesell que está en línea con el faro, a metros del mar y camino a la Reserva de Mar Chiquita. 
Es que la espectacularidad de su playa y a la vez su simpleza es lo que lo hace un lugar diferente y valorado tanto por habitantes como turistas. A través de los 15 km que distancian a Mar Azul del faro convergen espacios donde se entremezclan distintas costumbres y modos de vida. Porque hay de todo para todos, aunque al fin todos quieren lo mismo: naturaleza en su estado más agreste. 
Y esa naturaleza se aprovecha al máximo a unos 5 km de la última calle de Mar Azul, la 47, que tiene entrada habilitada a la playa para vehículos todo terreno. Allí está la playa nudista “Querandí”, que funciona de diciembre a marzo hace 9 años. Cercada de forma casi simbólica por unos tirantes de madera, la playa que permite nudismo opcional le da a sus bañistas la posibilidad de sacarse el traje de baño y vivir un día de playa súper natural con el contacto piel a piel con el ambiente. 
De un lado y del otro del cerco, decenas de familias acampan en gacebos con sus cañas de pescar, kayaks y mascotas. Así conviven unos y otros, vestidos y desnudos pero disfrutando del mismo paraíso. 
Los alojamientos también están al servicio de lo natural, la mayoría prioriza los espacios amplios y verdes porque eso es lo que el turista que viene a Mar Azul disfruta. Estar cómodo y en contacto directo con el ambiente. 
Las casas son de medianas a grandes, hay cabañas de troncos, chalets de ladrillos vista, casas de estilo minimalista y de hormigón. Los aparts brindan más servicios, pero todos por igual aseguran un deck y una parrilla para disfrutar de cenas o almuerzos debajo de los árboles que abundan de punta a punta. 
Por donde se lo mire, el pueblo es agreste y simple. Su bosque sonoro a toda hora, su poca iluminación y las calles de arena son parte de los atractivos principales. Esa vida casi de campo lejos de la ciudad es lo que eligen sus visitantes. 
“Es un lugar para la familia. Es justamente lo que buscamos cuando vamos de vacaciones, estar en contacto con la naturaleza y que salir a la noche con una linterna sea toda una aventura. Nosotros vivimos en una ciudad y Mar Azul es lo contrario a eso y eso es lo que nos encanta”, confiesa Roberto Beccalua de San Isidro. 
Lo asombroso del pueblo fundado por Ricardo Bartolomé Astengo Morando en 1945, quien quedó cautivado por las 1800 hectáreas de médanos vírgenes, un desierto frente al mar y su imponente playa, es este amor que profesan quienes lo eligen para vacacionar. Provoca una suerte de enamoramiento colectivo que es sensible a lo diverso, a lo simple y a la riqueza cultural. 
Los turistas son militantes de lo natural y acuerdan con los habitantes que el pueblo no tiene que crecer con construcciones gigantes que le quiten su encanto. “No queremos hoteles 5 estrellas y balnearios ni nada por el estilo. Hay que mantener el entorno agreste y residencial. No al cemento en la línea costera y médanos naturales”, se comenta en la Fan Page Amo Mar Azul. 
La pasión identifica a esta localidad y eso la hace rica en artistas y artesanos a los cuales se los puede conocer en sus propias casas en donde hacen trabajos con chapas y metales, hierro, vidrio, tejidos, pinturas, maderas, etc. Es toda una aventura descubrirlos en el medio del bosque. 
“Mar Azul es un mar hermoso, arena, médanos, pinos, acacias, pájaros, armonía y paz. Es el descanso buscado fuera de una ciudad. Tal cual es, está perfecto”, comenta Noemí Torres de San Vicente. 
Cada año más familias “se quedan” con Mar Azul y muchas de ellas recorren largas distancias para disfrutarlo. Mariana y su mamá Teresa, ambas tucumanas, aseguran que encuentran la paz y la tranquilidad que buscan. “Desde que lo descubrimos no dejamos de venir y de recomendarlo”,cuentan. 
Así es... la localidad creció en visitantes prácticamente por el “boca en boca”. Dicen que cuando algo es lindo no necesita publicidad. Algo de verdad debe haber, ya que la mejor promoción de Mar Azul y la hacen los que la adoran y no la cambian por ninguna. 
 
 
MEMORIA DE ARQUITECTOS 
Superficie del terreno: 600 m2 
Superficie construida: 110 m2 
 
Se trataba de intervenir en un territorio de gran valor paisajístico, dueño de una potente presencia agreste, que paulatinamente se viene domesticando debido a la proliferación de obras con una búsqueda formal de carácter entre bucólico y pintoresquista que en nada remiten a ese entorno ni a este presente. El proyecto fue encarado como una oportunidad para proponer formas, materiales y usos alternativos, en sintonía con ese particular ambiente. La búsqueda se orientó entonces, hacia una arquitectura propositiva de un uso más relajado de la vivienda y cuya materialidad y formalización fuese el resultado de una voluntad de pertenencia a esa realidad preexistente. Es así como, el reconocimiento del particular microclima del bosque marítimo de Mar Azul y las atmosferas que recrea, tanto como la necesidad de concretar la construcción a distancia, resultaron determinantes de las decisiones estético-constructivas que definieron la obra. La necesidad de captar la luz en la espesura del bosque dio lugar a concebir la vivienda como un “semicubierto” y resolverla entonces con grandes paños de vidrio que desde adentro posibilitaran vistas en todas direcciones y desde afuera reflejaran el paisaje permitiendo que la casa se mimetizara con el mismo. Se evaluó que la sombra reinante permitía utilizar este material ya que la misma suministra suficiente protección térmica desde la primavera hasta entrado el otoño. Su acondicionamiento para el invierno, dada su condición de casa de veraneo, no era relevante (aunque por supuesto estuvo previsto) y la aislación hidrófuga podía resolver con un hormigón de gran compacidad y con un estudio de la forma de la envolvente de manera que la evacuación del agua de lluvia se realizara muy velozmente. Se esperaba además que la calidad expresiva del hormigón visto moldeado con encofrado de tablas de madera pudiera resultar de una presencia contundente y mimética a la vez, permitiendo así que la obra conviviera en armonía con el paisaje. En síntesis, una envolvente de dos únicos materiales: hormigón y vidrio, resultó la apropiada para resolver la integración con el paisaje y dar respuesta a los temas formales, estructurales, funcionales, de terminaciones y de mantenimiento. Con estos conceptos fue pensada y construida la Casa AV. El lugar El terreno de 20m x 30m pertenece al bosque marítimo de Mar Azul y su particularidad es una suave y constante pendiente en la dirección de una de sus diagonales. Las vistas desde el frente se encuentran protegidas por la vegetación, muy profusa en todo el predio y en su entorno inmediato. El encargo El pedido del comitente fue una casa para alquilar, de alrededor de 100m2, con una propuesta estético-constructiva similar a las otras viviendas construidas en la zona por el estudio. Las necesidades requeridas fueron las básicas para este tipo de vivienda de veraneo: dos dormitorios, uno con baño privado, cocina integrada al área social y lugares para estar al aire libre. La propuesta Con una materialidad impuesta y un programa básico sin la particularidad que puede otorgarle un usuario determinado, fue necesario buscar en las singularidades del lote, el tema para encarar el proyecto. De propuso entonces que los diferentes usos se fueran acomodando naturalmente en la pendiente del terreno distribuidos en diferentes volúmenes que simplifiquen el procedimiento. Estos volúmenes se van escalonando con una diferencia de 54 cm entre ellos permitiendo que en ese desplazamiento aparezca el paisaje Esta primera decisión fue el desencadenante de sucesivas operaciones derivadas de ella: la primera el giro de la planta en relación a los lados del lote para así coincidir con su pendiente natural. De allí, la alineación del eje mayor de la casa con la dirección este oeste y como consecuencia de esto último la necesidad de resolver el proyecto con dos fachadas bien diferenciadas: la orientada al sur de tabiques de hormigón con pequeñas aberturas y la norte muy abierta, buscando el escaso sol del bosque.
	

Alquila

  • Vendedor Hernan
  • Horario: 9 A 22
  • Teléfono: (011) 33250021

Publicación #678129639 | Denunciar

Consejos de seguridad

Comunicate con el vendedor

  • Verificá que el inmueble exista y las condiciones de la documentación del mismo.
  • Hablá siempre por teléfono con el vendedor y prestá especial atención si está en el exterior.

Al pagar o reservar

  • No uses servicios de pago anónimos para pagar, reservar o adelantar dinero.
  • Sospechá de inmuebles con valores muy inferiores a los normales del mercado.